Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

blog
Historias de la Hermandad Prerrafaelita
Artículos | 29 DIC 2022 Por Valeria Correa

Hay algunas características sobre la Hermandad Prerrafaelita que son más conocidas que otras, como sus tres principales representantes – John Everett Millais, Holman Hunt y Dante Gabriel Rossetti – o el hecho de que buscaban devolverle a la pintura la inocencia que esta tenía antes del Alto Renacimiento. Sin embargo, estos y otros aspectos tienen una historia cuya profundidad es mejor relatada en la obra de William Gaunt “The Restless Century: Painting in Britain 1800 – 1900” (1972) gracias a su ligera e íntima narrativa que no solo nos hace sentir que él vivió todo lo que relata, sino que también estuvimos ahí.

Gaunt escribió “El Sueño Prerrafaelista” (2005) y como el título indica, todo el libro trata sobre la historia de la Hermandad, sin embargo, en este artículo nos basamos en un capítulo de The Restless Century, el libro se enfoca en pintura británica decimonónica y tiene un capítulo para el Prerrafealismo donde relata las circunstancias en las que surge el movimiento y sus influencias en el futuro del arte.

La Revuelta Prerrafaelita y sus secuelas (pp 24 – 27)

En 1848, un año lleno de revueltas para Europa, un joven inglés y sus compañeros estudiantes de la Real Academia de Artes de Londres crearon una revolución artística por sí mismos. Este joven fue Dante Gabriel Rossetti quien tuvo un verdadero espíritu romántico, lleno de fervor y rebeldía a su época como buen poeta victoriano; sus compañeros Holman Hunt y John E. Millais, más pintores que Rossetti se juntaron con la intención de alejar el arte de la banalidad y la fealdad.

Millais y Hunt fueron inspirados por la obra de John Ruskin “Modern Painters” donde habla de la dirección que espera que tome el arte de su época, así como lo que deberían de hacer los artistas. Los dos jóvenes tomaron su idea de “fiel a la naturaleza” y la interpretaron como una responsabilidad para los artistas que los exhorta a pintar la naturaleza tal y como es, al aire libre, con gran minuciosidad en el detalle. Por otro lado, la aportación de Rossetti fue el espíritu de hermandad como tal. Rossetti conoció a Ford Madox Brown, quien estuvo dentro del monasterio italiano donde se recluyeron los artistas Nazarenos para emular el “puro e inocente” pasado de la pintura italiana; esto llevó a Rossetti a interesarse en la pintura italiana del Renacimiento temprano y trasladar esta unidad de monasterio a una hermandad.

Teóricamente el Prerrafaelismo puede parecerse al Romanticismo por los temas representados, ya que ambos retrataron escenas religiosas, mitológicas, literarias y la vida cotidiana, pero aún dentro de esas similitudes, hubo diferencias no solo estilísticas. La literatura que más le interesó a la Hermandad fue la Shakespeariana y el humor con el que retrataron la vida cotidiana no era alegre o casi satírico como en otros movimientos; se inclinaba más a la melancolía, estaba lleno de tensión emocional, no se enfocaba en trivialidades y en ocasiones, hasta hablaba de problemáticas sociales.

Sin embargo, los prerrafaelistas son mejor conocidos por otra característica, esta es la del misticismo y la magia que le dieron a sus obras por pintar tanto a familiares como relativos representando personajes fantásticos e imaginarios en escenas reales y rodeados de extremo detalle.

Sin importar lo maravillosas que fuesen la estética y los ideales prerrafaelitas, el brillo que tuvo su impulso por cambiar el curso del arte fue fugaz y se comenzó a atenuar en la década de 1850 después de que Millais y Hunt produjeron de sus mejores obras, ambos decidieron tomar caminos algo distintos a los de la Hermandad. Mientras tanto Rosetti siguió enriqueciendo los fundamentos de este y aumentando su producción pictórica, aunque no se pudo deshacer de su rechazo a la idea de exhibir sus obras y exponerse a la crítica.

Como parte de la renovación prerrafaelita, la literatura Artúrica y Dantesca comenzaron a ser objeto de interés, así como se aumentó la carga simbólica y mística dentro de las obras, esto más la magnética personalidad de Rossetti traerían nuevos integrantes y artistas interesados en alinear su arte con los ideales y la estética del movimiento. Entre estos, se encontraban William Morris, quien se dedicó más al diseño; J. W. Waterhouse, quien creó obras increíbles durante su etapa prerrafaelista antes de cambiar de estilo de nuevo; y Edward Burne-Jones, el nuevo campeón de la Hermandad.

Burne-Jones cambió un poco el prerrafaelismo que Rossetti había forjado y se inclinó ampliamente a la literatura Artúrica, pero el sentimiento en sus obras era más melancólico y menos místico que el de Rossetti, sin embargo, mantuvo vigente el movimiento con múltiples exposiciones y participando en otras, lo cual dio sus frutos. Con el tiempo, la nueva tradición prerrafaelita de Burne-Jones atrajo a más artistas que buscaron ser parte de lo que él describió como “el hermoso sueño romántico de algo que nunca fue, ni podrá ser”. Narrativa magnética y bien alineada con el espíritu, perfecta y esencialmente romántico de la época.

El paso del tiempo hace que el ocaso de cualquier movimiento sea inevitable, pero la importancia de cada uno radica en su trascendencia, influencia en el arte del por venir y su permanencia en la historia del arte, aspecto en el que el prerrafaelismo no falla ni un poco. Se considera que los ideales prerrafaelistas de pintar la realidad al aire libre de la forma más pura fueron reinterpretados en Francia, dando lugar a otro grupo de amigos artistas creando su propias revolución artística, conocida como Impresionismo. Más tarde el surrealismo también tomaría del Prerrafaelismo el minucioso detalle en elementos como forma de potenciar el misticismo en cada obra. 

Sin lugar a duda, el Prerrafaelismo se convirtió en un movimiento artístico muy importante dentro de la historia de la era Victoriana y según Marcel Duchamp este “encendió una pequeña flama que pese a todo sigue brillando hoy en día”.

Este artículo puede ser un prólogo a una serie de artículos sobre Prerrafaelismo, ya que dentro de nuestra bibliografía contamos con “El sueño Prerrafaelista” de Gaunt y hemos hecho esto antes con su obra “El Olimpo Victoriano” en dos artículos donde hablamos sobre Neopompeyismo. Estaremos leyendo sus comentarios y opiniones acerca de si les atraen más artículos de este tema para futuras referencias.


Fuente: The Restless Century: Painting in Britain 1800 – 1900 (1972). William Gaunt.

Notas recientes
Arte Asiático, parte V: Arte japonés (11,000 a. C – 1185)
Artículos | 27 ENE 2023
Invertir en la Bolsa, el nuevo paso del arte líquido.
Internacional | 23 ENE 2023
Sobre Las Vidas de Vasari en la historiografía del arte
Artículos | 01 ENE 2023