Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

blog
Retórica Visual: qué es y su aplicación en las artes visuales
Artículos | 10 FEB 2022 Por Valeria Correa

En la literatura existen unos recursos del lenguaje conocidos como Figuras Retóricas, estas se emplean para crear proposiciones complejas con el lenguaje, conocidas como figuradas. La forma convencional de expresarse es directa y simple, pero las figuras retóricas permiten transmitir mensajes a través de una estructura diferente, creando un discurso complejo que puede expresar mejor las ideas, los sentimientos, e incluso embellecer el texto.

Como las artes siempre se relacionan entre sí, en el caso de la literatura, las figuras retóricas tienen su influencia en las artes visuales, representando una parte de cómo se complementa la relación entre estas.

Sin embargo, cuando el lenguaje no consta de un texto, sino de imágenes, el lenguaje visual y las expresiones cambian, por lo tanto, la forma en la que los recursos se usan también. En las artes visuales el uso de las figuras retóricas es conocido como Retórica Visual.

Entre las formas más comunes de la retórica visual que se aplican en las artes visuales se encuentran figuras como la metáfora y la alegoría. Sin embargo, existen varias figuras de la retórica que se aplican en el lenguaje visual y no solo aplican a la pintura o la escultura, ya que el diseño y la publicidad son las ramas que realmente explotan estos recursos como parte de su lenguaje visual.

A veces puede no ser sencillo o parecer confuso entender el significado de las imágenes que emplean algún recurso de la retórica visual, desde identificar qué figura fue utilizada y qué nos quiere decir el artista a través de esta. Es por lo que queremos compartir algunos ejemplos de las figuras más relevantes.

Alegoría

Esta figura se utiliza para dar vida o expresión a un concepto abstracto, por ejemplo, algo intangible como el amor toma forma humana en las representaciones de Venus; el viento es un apuesto joven que soplando crea la figura ideal en los mechones de la bella mujer. La obra de Botticelli es solo una de muchas y las alegorías eran muy comunes en el arte renacentista.

Metáfora

La comparación es la clave en la función de esta figura. Ya sea entre dos ideas, conceptos, objetos y demás, la metáfora crea una comparación entre estos contenidos visuales. Estos no tienen que ser similares entre sí, pero sí ser capaces de crear una relación de cada uno. El uso de símbolos hace de esta figura más sencilla de comprender, ya que, a través de representaciones conocidas, podemos identificar el significado de la metáfora, como cuando la imagen de un foco se convierte en la representación visual de una idea.

Símil

El uso de esta figura crea una sustitución de un objeto a través de sus características más representativas, lo cual nos ayuda a identificar qué se supone que vemos en la obra. De tal forma, el color y la forma del objeto original – por ejemplo - se representan con elementos que comparten esas características, entonces el objeto está ahí, pero no de manera figurativa, sino de forma figurada.

Hipérbole

Esta figura es utilizada para destacar un elemento o característica del objeto seleccionado. Como tal, se utiliza la exageración de dicho elemento para que destaque por sobre el resto. Dicho elemento puede encontrarse con un tamaño fuera de lo común para resaltar, un color más brillante o que no obedezca a su naturaleza, entre otras opciones.

Sinécdoque

Para emplear esta figura, es necesario que exista una relación entre los objetos, puesto que la representación de uno nos debe de llevar al otro. La relación entre estos debe de ser simple, general y hasta cierto punto universal, de tal forma el mensaje no se complica para el público. Estas relaciones pueden ser tan sencillas como un hueso y un traste señalándonos el concepto de un perro; y pueden ser un poco más específicas y obvias, como una paleta de artista con restos de óleo, llevándonos al concepto de arte, ya sea una pintura, un artista o ambos.

Como mencionamos, existen más figuras en la retórica visual, lo cual solo nos recuerda lo amplio que es el abanico de posibilidades y herramientas que un artista puede utilizar. El dominio del mayor número de herramientas, más allá de maestría en la técnica es una de las razones por las que nos seguimos sorprendiendo con el arte y la complejidad que puede alcanzar su creación.

Notas recientes
Arte asiático, parte II: Arte Chino (del neolítico a 1279)
Artículos | 18 JUN 2022
Atacando Arte: 5 historias sobre destrucción de obras
Artículos | 03 JUN 2022
Una antigua sede del KKK se convertirá en un centro de artes
Internacional | 29 MAY 2022