Tu Navegador esta des-actualizado, para que el sitio
funcione correctamente porfavor:

Actualiza tu navegador

×

blog
Arte Asiático, parte IV: Arte coreano (siglo III a. De C. – 1910)
Artículos | 25 NOV 2022 Por Valeria Correa

La historia de Corea es posiblemente menos trágica contada desde el arte, aunque la influencia y las consecuencias de las guerras y conquistas dejan cicatrices en cualquier ámbito de la historia de cualquier país.

En este artículo hablaremos sobre algunos aspectos de las artes plásticas de Corea desde el siglo III a. De C. Esto debido a que la historia del arte de este país tiene mejores registros y más estudios a partir de este período que se dio después de la conquista de la dinastía Han. Sin embargo, Corea si tuvo producciones plásticas antes de la conquista, como utensilios de cerámica, de aspecto algo primitivo, pero realizados con ese característico ingenio asiático.

Por otro lado, llegaremos solo hasta 1910, no solo porque los artículos anteriores de esta serie también han terminado en algún punto del siglo XX, sino porque fue el año en el que Japón colonizó Corea del Sur, provocando el final de Joseon, así como incontables daños y cambios al orden social en el país. Sin más que agregar, comencemos por el período Han.

Período Han (206 a. De C. – 221 d. De C.)

La conquista china sobre Corea se dio en este período y con ello vinieron fuertes influencias que marcaron profundamente al país. Por ejemplo, Corea solía ser un país analfabeta que tuvo que adoptar por completo la escritura china y su cultura cambió en gran medida. La presencia de la cultura china fue cambiando con el paso de los siglos, pero nunca dejó de predominar en Corea.

Dinastías del Norte y Sur (221 – 581 d. De C.)

Durante este período, en la pintura del país predominó el arte budista, a su vez, se comenzaron a presentar características coreanas en la expresión, como la informalidad. Pese a la influencia de China, los coreanos no copiaron el arte chino como tal y aplicaron trazos más libres, ligeros, ondulados y con gracia en las pinturas; el dibujo por otra parte, era muy fino y delicado.

Corea estuvo dividida en tres reinos por muchos siglos, estos fueron Koguryeo, Baekje (pron. Beklle) y Silla (pron. Shila). Cada uno destacó en algo diferente en diversos ámbitos y las artes no fueron la excepción. Silla por ejemplo, fue el más artístico de los tres; las telas bordadas, la ornamentación, la joyería, la orfebrería y la cerámica, todo seguía el gusto del reino por lo refinado y lo ostentoso. Baekje por otra parte, se enfocó principalmente en arte budista y Koguryeo a la pintura, con mayor producción de retratos y paisajes.

Corea bajo la dinastía Goryeo (918 – 1392)

En el año 918, Wang Geon fundó Goryeo tras haber derrotado al rey de Koguryeo y estableció una política de recuperación del territorio original del antiguo reino, esto llevaría a Baekje, Silla y Goryeo a un período complicado de guerras, el cual terminó en el año 936, cuando Goryo unifica todo el país bajo el reinado de su fundador, Wang TaeJo (antes Wang Geon).

A diferencia del orden socio-político, las artes casi no sufrieron cambios drásticos, solo avances y evoluciones naturales que trae el paso del tiempo gracias a la práctica. En la pintura, siguió sobresaliendo el retrato como tema de gran importancia y se mantuvo  predominante la producción del arte budista, que fue la religión y el régimen establecido en la corte de Goryeo incluso antes de que se unificación de Corea.

La metalurgia no tuvo avances destacables ya que los utensilios que se produjeron eran empleados con fines domésticos y militares principalmente. En cambio, la cerámica si tuvo un avance destacable, puesto que los coreanos fueron pioneros en pintar la cerámica con óxido metálico debajo del esmalte. También aparecieron las vasijas y utensilios verde celadón, que se volvería característico del gusto coreano en cerámica, hasta ser un clásico que perduraría por siglos.

Corea durante el período Joseon (1392 – 1910)

Entre los acontecimientos destacados de este largo período, la invención del Hangul – alfabeto para el idioma coreano – en 1446 es probablemente el más importante. Gracias a esto y a la identidad cultural que ya había formado Corea, pudieron mantener su esencia aun después de que iniciaran las invasiones japonesas a la península. Esta identidad seguía fuertemente influenciada por la cultura china.

Dicha influencia se vio en la cerámica hasta cierto punto, ya que los coreanos también experimentaron con la cerámica blanca pintada con azul, sin embargo, seguían prefiriendo la verde celadón. Para el siglo XIV, los coreanos comenzaron a comerciar con la cerámica aunque esta no llegó a tener una gran importancia ornamental como lo fue en China, puesto que su principal empleo fue doméstico y práctico.

Entre el siglo XIV y el XVII, la pintura se convirtió en un arte mayor y los principales artistas fueron pintores por profesión y, aunque hubo artistas literatos como en China el panorama para las artes no era tan bueno en Corea ya que no se fundó una academia como tal y por lo tanto, tampoco se desarrolló un buen sistema de mecenazgo. Sin embargo, si hubo una entidad conocida como “Oficina de Pintura” donde se les enseñaba a pintar a algunos funcionarios de la corte y otros nobles, con el estilo chino de las dinastías Sung y Yuan. Las pinturas que predominaron fueron las de aves con flores, los retratos y la pintura búdica.

A partir del siglo XVII, comenzaron a destacar los artistas literatos, estos pintaban con influencias de los Individualistas de China, aunque los coreanos aportaron la característica de integrar escenas de género en cualquier pintura que contase con figuras humanas en su composición y se mantuvo cierta informalidad que ya formaba parte de la tradición coreana en la pintura casi desde sus inicios.

En cuanto a la caligrafía, esta no se desarrolló tan estrictamente como una disciplina y arte como en China, ya que saber leer y escribir chino, era un privilegio solo de los nobles y el Hangul ya se había establecido fuertemente en el país. Estos siguieron empleando esta escritura, pero con un carácter más formal, mientras que se creó un estilo muy elegante de Hangul en cursiva por las mujeres de la corte, logrando que esta escritura saliera del mal concepto en el que la mayoría de los nobles la tenía.

Como podemos apreciar, la historia de Corea fue dañada e influenciada por diversos países y se desarrolló exitosamente a través de varios períodos pese a todo ello. Mantuvieron las influencias chinas como base de su cultura y la transformaron en su propio estilo, gracias a ello, hoy en día se pueden estudiar y entender tanto el arte chino como el coreano por separado, por más que estos tengan similitudes.

Si te perdiste nuestros artículos sobre el arte de China, puedes encontrar aquí la primera mitad y aquí la segunda. En la próxima entrega de arte asiático, por fin nos adentraremos al arte japonés, esperamos nos acompañen.


Fuente: Historia del arte – Arte en el continente asiático. 

Notas recientes
Adolf Hitler, de artista frustrado a dictador infame.
Artículos | 29 NOV 2022
Arte Asiático, parte III: Arte Chino (de 1279 a principios del siglo XX)
Artículos | 16 NOV 2022
¿Vandalismo o activismo? ¿Por qué activistas lanzan comida y se pegan a obras de arte?
Artículos | 29 OCT 2022